CKS nos presenta su verano urbanita y romántico

 La nueva colección estival de mujer se inspira en lo romántico del imaginario parisiense, en contraste con los elementos más urbanos e industriales del frío Amsterdam

La mujer de hoy quiere looks urbanos que combinen armónicamente un estilo moderno y desenfadado, a la vez que confortable, y que sean capaces de seguir su frenético ritmo de vida.

Siguiendo esta premisa, CKS ofrece en su nueva propuesta diseños rompedores a través de una cápsula fresca y cuidada, inspirada en el singular SkateCafe, un conocido pub de la capital holandesa ubicado en una zona de naves industriales del norte de Amsterdam que cuenta con una enorme hall en el interior y que actúa como punto de encuentro de skaters y riders de la zona.

Evocando este escenario frío y urbano en esta colección, predominan los diseños de corte geométrico y amplio. Así, vemos prendas que combinan formas rígidas con fluidas, además de estampados a rayas en colores primarios con tonalidades ácidos y pasteles.

 

Entre estas gamas cromáticas, el caqui es el color predominante en una colección de tejidos frescos y prendas cómodas que otorgan a su huésped un extremado confort. En este contexto, destaca la tendencia cargo o militar, y cobran especial protagonismo los pantalones anchos, las faldas con goma en la cintura, las blusas holgadas, y también las americanas y jerséis oversize.

En contraste con lo anterior, la firma también propone diseños más cálidos inspirados en un romántico café de París, la ciudad de la moda y el amor por anotonomasia. Se trata de Hotel Amour, un íntimo hotel boutique de tan solo 24 habitaciones instalado en el barrio Pigalle de la capital francesa, que cuenta con un decorado propio con fotografías y objetos artísticos escogidos por artistas y decoradores de renombre.

En esta atmósfera, CKS desarrolla una colección extremadamente seductora, femenina y romántica, que irá acompañada de tonos fuertes como el rojo pasión y el rosa.  En cuanto a estampados, los prints de tapices florales y los motivos vegetales, entre otros elementos orgánicos, cobran un especial protagonismo, e impregnan tejidos delicados y prendas fluidas, que rematan su singularidad con acabados románticos como los volantes. Asimismo, vemos también vestidos y faldas cache coeur, abotonados, de largo irregular, midi o hasta el suelo.

En síntesis, la nueva colección, destaca por la viveza de colores y estampados y por esta mezcla de afluencias y texturas, que unidas, configurarán los ítems estrella de la nueva temporada cuando empiece el buen tiempo.